La tecnología a tu alcance

Apple acaba de publicar un comunicado donde se disculpa por el uso de las grabaciones de Siri e informa de los cambios que habrá en la próxima actualización de software respecto a la privacidad de Siri. A su vez, también informa que suspende el programa de evaluación temporalmente hasta este otoño.

No hace mucho, el escándalo de la grabación de conversaciones por parte de Google Assistant aterrorizó a una gran parte de los usuarios que utilizaban asistentes inteligentes.

Poco tiempo después, descubríamos que otras compañías como Amazon o Apple también transcribían algunas de las conversaciones que se mantenían delante del asistente inteligente.

¿Qué hace Apple con los datos obtenidos a través de Siri?

Cuando Apple almacena datos obtenidos a través de Siri, aseguran que dichos datos no son usados para crear perfiles de marketing ni son vendidos a terceros.

Fotografía del HomePod de Apple
Fotografía del HomePod de Apple

La única finalidad de lo datos que se recaban es la de mejorar el asistente personal Siri, es por ello que datos que no son relevantes para su mejora no son almacenados. Por ejemplo, cuando le pedimos que lea nuestras notificaciones, estas no son almacenadas en los servidores de Apple.

Además, Siri utiliza un identificador aleatorio (una larga cadena de letras y números asociada a un solo dispositivo) para hacer un seguimiento de los datos mientras se procesan, de modo que los datos no son vinculados a la identidad del usuario mediante su ID de Apple o número de teléfono.

Los datos recabados a través de Siri son eliminados a los 6 meses, desvinculándolos incluso del identificador aleatorio que se genera cuando se procesan.

¿Qué cambios habrán a partir de ahora?

El programa de evaluación donde se transcribían grabaciones obtenidas en la interacción con Siri, servía para ayudar a Apple a responder preguntas como:

  • ¿Era la intención del usuario activar Siri?
  • ¿Entendió Siri la petición correctamente?
  • ¿Respondió de forma adecuada la petición?

El programa de evaluación sólo revisaba una pequeña muestra del total de peticiones a Siri (menos de un 0,2%), pero no deja de poner en riesgo el derecho de las personas a la privacidad total.

Este programa de evaluación, actualmente suspendido, se retomará en otoño con las nuevas versiones de los sistemas operativos para los dispositivos de Apple, siempre y cuando la compañía ya haya podido adaptarse a los cambios planteados.

  • En primer lugar, por definición, Apple ya no conservará grabaciones de audio de las interacciones con Siri. Únicamente utilizará transcripciones generadas por ordenador para ayudar a mejorar Siri.
  • En segundo lugar, los usuarios podrán activar la opción de ayudar a mejorar Siri mediante el aprendizaje a partir de muestras de audio de sus peticiones. Las personas que decidan participar podrán retirarse en cualquier momento.
  • En tercer lugar, si un usuario decide activar la opción de ayudar a mejorar Siri, solo empleados de Apple podrán escuchar las muestras de audio de las interacciones con Siri. Se eliminará cualquier grabación en la que se determine que no había intención de activar Siri.

Está claro que los asistentes virtuales tienen todavía mucho camino por delante, y que cada vez estarán más presentes en nuestras vidas. No obstante, es necesario imponer un control a estas prácticas, algo sobre lo que Apple ha parecido reflexionar y tomar acciones al respecto.