La tecnología a tu alcance

Todos estaremos de acuerdo en que la digitalización de España va por un buen camino, aunque le queda mucho por recorrer. Por ejemplo, se echa en falta una digitalización efectiva, sencilla y transparente de las administraciones públicas, así como de las PYMES y las empresas familiares.

No obstante, podemos presumir de ser el mejor país de Europa en cuanto a cobertura de fibra óptica y clientes. Nueve de cada diez españoles cuentan con acceso a internet, y la cobertura de fibra óptica supera el 76% de la población española.

Disponemos de una de las redes de banda ancha más extensas de la Unión Europea, sin embargo, seguimos contando con ciertos problemas que no ayudan precisamente a la generación de empleo y actividad empresarial en algunas partes del país.

La fibra óptica no llega a la España rural

A pesar de que cada vez es una opción más factible para los urbanitas que desean escapar del estrés de la ciudad (más ahora tras el confinamiento), la España rural sigue sin disponer en su mayor parte de cobertura de fibra óptica.

Según un estudio del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital en 2018, nuestro país contaba con una cobertura del 77% para la fibra óptica, un 72% para el ADSL a una velocidad mínima de 10 Mbps, y de un 90% para el ADSL de una velocidad mínima de 2 Mbps.

Muchos de los pueblos de la España rural no solo carecen de cobertura de fibra óptica, sino que además, únicamente disponen de 2 Mbps por ADSL.

Las únicas alternativas que restan a los habitantes y empresarios (en su mayoría del sector agrícola) de estos pueblos, es contratar un router con SIM para llegar a una velocidad más estable, pero que no va mucho más allá de los 20 Mbps.

Esta última solución es factible mientras sea un negocio pequeño y en periodos vacacionales no se sature la torre de repetición de señal que nutre al router SIM de su conexión a internet. Sin embargo, hace imposible pensar que pueda llegar a montarse una infraestructura así para un negocio mediano que pueda necesitar unas oficinas con conexión a internet estable y veloz.

Si queremos repoblar la España vacía y digitalizar las administraciones públicas, es necesario e imprescindible que la cobertura de fibra óptica aumente, sobre todo en la España rural donde parece que han quedado 10 años atrás.