La tecnología a tu alcance

No se me ocurre una forma mejor de ver mi película favorita o jugar a mis videojuegos favoritos que en un proyector. Si tienes una pared blanca en tu casa, seguro que esta idea se te ha pasado por la cabeza más de una vez.

Claro que junto a esta idea viene siempre la duda sobre el espacio que necesitaré para poder instalar el proyector. Pues a continuación te vamos enseñar a calcular el espacio necesario con la ayuda de las matemáticas.

Hora de utilizar la fórmula mágica

Para calcular el espacio necesario usaremos una "fórmula mágica". Sin embargo, antes de aplicarla necesitarás saber antes algunas variables y aspectos del proyector que quieras comprar:

  • Factor de proyección: a veces también denominado "ratio de tiro", es el resultado de dividir la distancia del proyector a la pantalla entre el ancho de la pantalla. Podrás encontrar este dato en las especificaciones del proyector.
  • Tamaño de pantalla: esto depende de ti, tendrás que pensar el tamaño que quieres que tenga tu pantalla.

Una vez tengamos estos datos, solo nos hace falta aplicar la fórmula mágica, que no es otra que la siguiente:

Factor de proyección * Tamaño de Pantalla (en pulgadas o centímetros) = Distancia necesaria entre el proyector y la pantalla

Recuerda: la unidad de medida del resultado dependerá de la que hayas usado en la variable "Tamaño de Pantalla". Por ejemplo, si has elegido pulgadas, el resultado será en pulgadas.

Con el resultado de la "fórmula mágica", que no es otra cosa que la distancia necesaria entre el proyector y la pantalla, te podrás hacer una idea aproximada del espacio que necesitarás con el proyector que has elegido.

Para espacios muy reducidos

Si quieres disfrutar de las ventajas que supone visualizar contenido en un proyector pero dispones de un espacio muy pequeño, existen un tipo especial de proyectores para estos casos: los proyectores de tiro ultra corto.

Este tipo de proyectores suele tener un ratio de tiro igual o menor a 0,4 y gracias a esto, los proyectores ganan una versatilidad increíble. Por desgracia las lentes que utilizan son más caras, y por consecuencia, se encarece el precio final de esta clase de proyectores.

  • ¿Qué proyector has elegido tú? ¡Déjanoslo en los comentarios! 😉