La tecnología a tu alcance

Estamos a menos de dos semanas del 'Mobile World Congress', el evento anual más importante en lo que respecta a las telecomunicaciones y a la telefonía móvil. Un evento que tambalea por una presión mediática y social que ha creado una amenaza inexistente.

¿Realmente existe un riesgo real?

Esta es la verdadera pregunta que tanto la organización, como las marcas que teóricamente habían confirmado su asistencia deberían haberse hecho. A estas alturas de la película está difícil que podamos disfrutar de un MWC en condiciones.

Photo by Dimitri Karastelev / Unsplash

Grandes marcas enfocadas en telefonía para consumidores -como Nokia y LG entre otras- han decidido retirarse del congreso por una alerta sanitaria que ahora mismo es inexistente.

Las autoridades españolas son las que deberían recibir en este caso una importante atención, ya que son las que tendrían verdaderamente un gran problema si el coronavirus pudiese entrar en el país por la organización de este evento.

No obstante, son estas quienes constantemente han emitido mensajes de calma y de concienciación que han sido totalmente ignoradas. Todo esto deja claro que detrás de todo esto hay algo escondido que no nos cuentan.

La asistencia de personas procedentes de China (no únicamente de la provincia de Hubei) solo representan el 6% del total de asistentes al evento según los datos divulgados por la GSMA en los últimos años. Teniendo en cuenta las numerosas medidas de sanidad que había añadido la organización, el riesgo de contagio es prácticamente inexistente.

Cancelar el evento ahora mismo no es rentable para nadie

Otro punto a tener en cuenta es que la cancelación del evento no supone rentable para nadie, ni para la organización ni para las miles de empresas que sí que han confirmado su asistencia.

Por un lado, tal y como se comenta en El País, la responsabilidad de la cancelación total del evento pasaría la factura completa a la GSMA, quién debería hacerse cargo financieramente de todos los gastos que conlleva. Esto último cambia si España declarase la emergencia sanitaria, algo que libraría a la organización de correr con los gastos de cancelación.

Dejando de lado a la GSMA, las empresas que ya tienen reservado su espacio y están montando su stand pierden toda la inversión de forma automática al retirarse voluntariamente.

Cabe esperar que en los próximos días alguna autoridad declare esta emergencia sanitaria, básicamente porque se cruzan dos intereses: que prosiga la celebración del MWC en España durante los próximos años y el ahorro para la GSMA de todos los gastos de cancelación del evento.

Un protagonismo excesivo

Verdaderamente lo que ha ocurrido estos días ha sido una aberración, ya no solo por la gran cantidad de bulos y noticias falsas, sino por la excesiva preocupación que tantos medios han creado por el coronavirus.

Nunca en los telediarios se le dedicaba más de un par de minutos a la información del MWC, sin embargo, esta semana no para de aparecer en todos los titulares. Es por todo esto que el escándalo formado es totalmente artificial y muchos se están beneficiando de ello.

Este es un artículo de opinión. El contenido presente en este artículo se basa en la información disponible y actualizada en el momento de redacción del mismo.