La tecnología a tu alcance

Cuando estamos por terminar nuestro trabajo en nuestro ordenador, tenemos que esperar unos pocos segundos más para indicarle a nuestro sistema operativo que cierre todos los procesos de lectura y escritura y prepare nuestro dispositivo de almacenamiento externo para ser desconectado de forma segura.

Esto permite que nos vayamos con la mente tranquila sabiendo que toda la información que tenemos en nuestra mano está segura y fuera de peligro, como la corrupción de archivos pero, ¿es realmente necesario expulsar nuestro dispositivo cada vez que lo tengamos que desconectar para prevenir esto?

Todos queremos ahorrarnos esos pocos segundos para salir rápidamente de nuestro escritorio y seguir con nuestra vida, pero por el otro lado está que esos pocos segundos son la diferencia de entre tener un buen día y uno malo, en el que perdiste información parcial o total.

No significa que al sacar rápidamente tu pendrive siempre significará que tendremos problemas, al contrario. Puedes vivir tu vida tranquilamente sin siquiera haber expulsado tu USB alguna vez y puede que no hayas tenido nunca un archivo corrupto, pero tienes que saber cuándo y cómo hacerlo para que no suceda.

Si vamos por la opción de ser aventureros y querer más acción al no expulsar nuestro USB, lo primero que tenemos que saber es que no hay ningún proceso activo que provenga del dispositivo extraíble (por ejemplo programas portables) y que tampoco se esté escribiendo algún archivo (entraría el mover archivos o editar alguna imagen o documento de texto entre otros).

También está la ayuda en el caso de algunos pendrives que tienen una luz roja o de otro color que indican si se está escribiendo o leyendo información, por lo que tendremos que esperar a que deje de estar encendida por un momento para estar seguros de poder sacar el dispostivo y no correr riesgos.

Antes de que te abalances a quitarlo del puerto USB para probar si lo que decimos es verdad o no, tienes que tener en cuenta que hay una cierta configuración de la que difieren los sistemas operativos de MacOS y Linux con Windows, llamada "escritura en caché".

La escritura en caché permite que haya una cierta mejora al escribir en el dispositivo extraíble, pero tiene la desventaja de que hace muchos procesos en un mismo paquete y puede que aunque ya veamos que se termina el proceso de mover un archivo en una ventana, hay probabilidades de que todavía siga en Segundo plano.

En los dispositivos con Windows, la opción de Extracción rápida (la opción contraria a la escritura en caché) está seleccionada por defecto, mientras que en MacOS y Linux la opción predeterminada es la de escritura en caché, y en esos dos sistemas operativos realmente tienes que extraer de forma segura tu dispositivo USB para no perder tu información.

Te recomendamos que selecciones “Extracción rápida” si no quieres pasar un mal rato

Conociendo cómo afecta la opción de escritura en caché, la optimización que provee con respecto a los riesgos que podamos tener verdaderamente no vale la pena ni pensarlo, por lo que para desactivar esta opción tendremos que ir a las propiedades de nuestro pendrive o disco extraíble y verificar que esté seleccionada la opción de ”Extracción rápida”.

Si quieres puedes ahorrarte esos pocos segundos extrayendo el dispositivo, quédate seguro de que no tendrás inconveniencias, pero todavía siguen existiendo la posibilidad de que suceda, por lo que si no estás seguro, recuerda siempre que tienes la opción de "Quitar hardware de forma segura y expulsar el medio".