La tecnología a tu alcance

En este artículo daremos unas pautas a seguir en el caso de que nos roben nuestra cuenta de Google, tanto si tenemos o no acceso a la cuenta. Además, indicaremos unas medidas de seguridad adicionales para evitar el acceso a nuestra cuenta.

Aplicar más medidas de seguridad

Esto lo debemos hacer si vemos movimientos sospechosos en la cuenta, o también podemos hacerlo para añadir seguridad a nuestra cuenta y evitar que entren en ella.

Podemos activar la verificación en dos pasos, con la que se nos pide además de la contraseña, un segundo método para identificarnos, ya sea un mensaje de texto, una llave de seguridad o un mensaje de Google a nuestro teléfono.

Si tienes datos bancarios en Google Pay o en Chrome, deberías contactar con tu banco para asegurarte de que no se han hecho transacciones que no hayas realizado.

Puede ser que el acceso a tu cuenta haya sido a través de algún tipo de virus, por lo que sería útil instalar algún antivirus o realizar un análisis con el que ya tengas instalado.

Activando la Alerta de Protección de Contraseña, Google te avisa en caso de que se utilice tu contraseña de Google para entrar en otros sitios que no sean de esta compañía. Para activarla, debemos iniciar sesión en Google, descargar desde este enlace la extensión para Chrome y seguir las instrucciones.

También sería una medida añadida revisar las extensiones instaladas en Chrome, la actividad en Google Drive y Google Fotos, etc.

Revisar la actividad de la cuenta

Si podemos acceder normalmente a la cuenta de Google o Gmail introduciendo nuestra contraseña habitual, debemos revisar la actividad de nuestra cuenta, para saber con seguridad si alguien ha podido entrar en ella.

Debemos ir a la página de revisión de seguridad de Google. En esta página nos aparecen los dispositivos en los que hemos iniciado sesión, las actividades recientes relacionadas con la seguridad, los métodos de verificación de la cuenta y el acceso que hemos concedido a otras aplicaciones para acceder a los datos de nuestra cuenta.

  • Primero, podemos abrir la pestaña de "Tus dispositivos" haciendo clic en ella. Una vez se abra, podemos ver todos los dispositivos en los que hemos iniciado sesión, haciendo clic en los tres puntos del lado derecho de cada uno de ellos, podemos decidir si queremos retirar ese dispositivo de la lista o seleccionar la opción "¿No reconoces este dispositivo?". En este segundo caso, al hacer clic, Google nos da la opción de cambiar la contraseña de nuestra cuenta.
  • En la segunda pestaña "Actividades recientes relacionadas con la seguridad", podemos ver cuándo y dónde hemos iniciado una nueva sesión. Debemos hacer clic en "Sí" o en "No, no fui yo". En el caso de que no hayamos iniciado esa sesión, al clicar en el "No", nos aparece otra vez la opción de Google para cambiar la contraseña.
  • En la tercera pestaña podemos ver los métodos de verificación que nosotros mismos introdujimos al crear la cuenta o hemos introducido con el tiempo. Aquí debemos verificar que nuestro correo electrónico y número de teléfono de verificación sean los correctos.
  • En la cuarta pestaña, "Acceso a terceros" podemos ver las aplicaciones que tienen acceso a la información de nuestra cuenta, y podemos retirar el acceso a ella.

Cómo reaccionar en caso de que alguien esté usando nuestra cuenta

En esta ocasión, tendremos dos casos: el primero es el caso en el que podamos entrar a la cuenta; el segundo caso, es en el que nos han cambiado la contraseña y no tenemos acceso.

En el primer caso, deberemos acceder a nuestra cuenta y cambiar rápidamente la contraseña. También deberíamos cambiarla en aplicaciones y sitios web donde usemos esa misma contraseña.

En el segundo caso, podemos intentar realizar un restablecimiento de contraseña, si no han cambiado ni el teléfono móvil ni el email de restablecimiento. Podemos pinchar en "¿Has olvidado tu contraseña?" y bien, ya sea mediante SMS, el correo de recuperación o las preguntas de seguridad, tendremos acceso a un código o enlace para restablecer la contraseña.

En el caso de que nos hayan cambiado el teléfono o el correo, al intentar recuperar la contraseña, debemos hacer clic en "No tengo mi teléfono". Después, nos pedirá las preguntas de seguridad, que si las han cambiado también pincharemos en "Probar de otra manera". A continuación, nos indicará las primeras letras de un correo electrónico para restablecer la contraseña, si este correo de recuperación no es el nuestro, volvemos a clicar en "Probar de otra manera".

Finalmente, accederemos a una página donde nos pone que revisarán la solicitud y que se pondrán en contacto con nosotros en otro correo que les indiquemos.

Si todo esto no funciona para recuperar nuestra cuenta, debemos ir a la página de soporte de Google, en la que podemos informar de suplantación de identidad. Aquí, debemos rellenar los datos, con los documentos necesarios, para que Google pueda comprobar que somos los dueños de la cuenta y nos la "devuelvan".

¿Te ha ocurrido esto alguna vez? ¡Cuéntanos tu experiencia en los comentarios! 😉