La tecnología a tu alcance

Si has actualizado tu dispositivo a la última versión del sistema operativo Android, te estarás haciendo la pregunta de si ya es posible rootear tu dispositivo aunque tengas la última versión. La respuesta es sí, y este artículo es una guía completa para conseguirlo.

Es importante recalcar que esta guía es completa, esto quiere decir que se van a explicar absolutamente todos los pasos del proceso. Si algún paso tú ya lo has hecho, pasa al siguiente.

Antes de iniciar a leer la guía y empezar a realizar los pasos, te recomendamos que hagas una copia de seguridad de todos los datos que consideres importantes de tu dispositivo Android, ya que durante este proceso puede dañarse el sistema y perder los datos.

También asegúrate de tener todo lo necesario para poder seguir esta guía:

  • Ordenador con sistema operativo Windows.
  • Cable USB para conectar tu dispositivo Android a tu ordenador.
  • Paciencia y tiempo.

Primer paso: desbloquea el Bootloader de tu dispositivo

Antes de poder rootear nuestro dispositivo, son necesarios dos pasos previos. Este es uno de esos pasos. El Bootloader es el gestor de arranque del dispositivo, este se encarga de cargar el Kernel de Android y Linux, algo indispensable en nuestro dispositivo Android.

De forma predeterminada está bloqueada por el fabricante del dispositivo, para que así no se puedan instalar ROMs y sistemas diferentes al configurado por el fabricante inicialmente.

Pantalla del ejecutable "15 seconds ADB Installer" que usaremos en este paso
  1. Descarga "15 seconds ADB Installer" en tu ordenador Windows: https://goo.gl/2d5986.
  2. Ejecuta el archivo "adb-setup-1.3.exe" como administrador (clic derecho > "Ejecutar como administrador").
  3. Teclea la letra "Y" y presiona intro.
  4. Teclea la letra "Y" y presiona intro.
  5. Teclea la letra "Y" y presiona intro.
  6. En la ventana que se te habrá abierto, instala los drivers (simplemente dale a "Siguiente >" en el instalador y sigue los pasos).
  7. En tu dispositivo Android, ve a Ajustes > Opciones de desarrollador > activar la Depuración USB. Si las "Opciones de desarrollador" no te aparecen, primero deberás activarlas (en todos los dispositivos se hace de la misma forma, como en este ejemplo).
  8. Apaga tu dispositivo Android.
  9. Enciende tu dispositivo Android pulsando a la vez los botones Volumen Abajo + Botón de Bloqueo.
  10. Conecta tu dispositivo Android al ordenador con un cable USB.
  11. Abre una ventana de "Consola de Comandos" de Windows: haz clic en Inicio, y busca "cmd.exe" introduciéndolo con el teclado.
  12. En la ventana que se te abrirá, escribe lo siguiente: fastboot oem unlock.
  13. Espera unos segundos a que se termine el proceso.
  14. Si te da alguna opción para apagar el dispositivo Android (POWER OFF), selecciónala. Sino, mantén el botón de apagado hasta que se apague.

Si tu ordenador no ha reconocido tu dispositivo, tal vez no tengas instalados los drivers necesarios. Dependiendo de tu fabricante, puedes instalarlos descargándolos desde los siguientes enlaces:

Segundo paso: instala una Custom Recovery

Este es el último paso preparatorio antes de empezar con el proceso de rootear el dispositivo. En este paso instalaremos una recovery personalizada, concretamente instalaremos TWRP Recovery.

Las funciones del recovery en nuestro dispositivo son básicamente instalar las actualizaciones del sistema operativo, borrar datos y caché, y ejecutar herramientas externas desde, por ejemplo, una microSD.

El recovery nos permite arreglar nuestro dispositivo en caso de que el software del mismo se dañe, ya que es una partición del sistema ajena a la principal de Android.

  1. Enciende el dispositivo Android.
  2. Descarga en tu ordenador la imagen de TWRP para tu dispositivo Android: https://twrp.me/Devices/.
  3. Conecta tu dispositivo Android al ordenador.
  4. Una vez descargada en tu ordenador, abre la carpeta donde está la .img que has descargado y presiona a la vez la tecla shift y el botón derecho de tu ratón.
  5. Haz clic en "Abrir Consola de Comandos".
  6. En la ventana que se te abrirá, escribe lo siguiente: adb reboot bootloader.
  7. Ahora tu dispositivo Android se reiniciará en modo fastboot.
  8. Una vez se haya reiniciado tu dispositivo Android en modo fastboot, introduce lo siguiente en la ventana de "Consola de Comandos" de tu ordenador (cambia las x por la versión del archivo que hayas descargado): fastboot flash recovery twrp-2.8.x.x-xxx.img.
  9. Una vez haya terminado el proceso, escribe lo siguiente en la ventana de "Consola de Comandos" de tu ordenador para reiniciar el dispositivo: adb reboot. También puedes mantener el botón de bloqueo/apagado, o bien, seleccionar la opción "POWER OFF" si te aparece.

Tercer paso: rootea tu dispositivo Android

Después de completar los dos pasos preparatorios pero necesarios, ya está todo listo para empezar con el objetivo de este artículo: rootear tu dispositivo. Si has conseguido llegar sin problemas hasta aquí, este tercer paso es coser y cantar.

  1. Descarga la .apk de Magisk Manager manualmente desde aquí: https://goo.gl/pozhKN.
  2. Descarga el .zip de Magisk Manager desde aquí: https://github.com/topjohnwu/Magisk/releases/download/v16.7/Magisk-v16.7.zip y no lo descomprimas.
  3. Copia el archivo .apk y el archivo .zip en tu dispositivo Android.
  4. Instala la app de Magisk Manager con el archivo .apk que has copiado en tu dispositivo Android.
  5. Accede al modo recovery de tu dispositivo. Puedes hacerlo de dos formas: la primera consiste en poner en la ventana de "Consola de Comandos" de Windows lo siguiente: adb reboot recovery. La segunda consiste en apagar el dispositivo Android, y a la hora de volver a encenderlo presionar a la vez Volumen Abajo + Botón de Bloqueo.
  6. Una vez estés en el modo recovery, pulsa sobre "Install".
  7. Busca el archivo .zip que previamente hemos copiado desde nuestro ordenador al dispositivo Android, y pulsa sobre él.
  8. Desliza las flechas con fondo azul donde aparece "Swipe to confirm Flash".
  9. Cuando termine el proceso, aparecerán dos botones. Pulsa sobre "Reboot System".
  10. Cuando tu dispositivo ya esté encendido de nuevo, abre la app Magisk Manager para comprobar que todo está bien.
  11. Tómate un café y descansa porque... ¡Ya eres usuario root!

Ahora aprovecha todas las ventajas que te ofrece haber rooteado tu dispositivo, ya que a partir de ahora tienes el máximo control. Ten en cuenta que: "Un gran poder conlleva una gran responsabilidad", así que ten cuidado con lo que hagas en tu dispositivo con permisos root.

¿Has tenido algún problema o duda durante el proceso? ¡Déjanoslo en los comentarios! 😄